GUÍA ESPIRITUAL A LOS HIJOS

LOS PADRES SON UNA GUÍA ESPIRITUAL A LOS HIJOS

Si el Señor te ha bendecido con hijos, o tú planeas tenerlos, es un anhelo muy grande que llevas en tu corazón y debes leer este artículo.

LOS PADRES SON UNA GUÍA ESPIRITUAL A LOS HIJOS

LOS PADRES SON UNA GUÍA ESPIRITUAL A LOS HIJOS

Génesis 18:19 Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él.

a.- Repetir la enseñanza bíblica a los hijos, ser modelos.

Si has estado leyendo mis post acerca de la familia, sabrás cuán importante es levantar un altar familiar, al menos una vez por semana. Y es que no debemos sentarnos solo a la mesa para compartir una comida, y hablar de cómo nos fue en la escuela o en trabajo, necesitamos ese tiempo donde exaltemos el nombre del Señor.

Un tiempo, donde tomemos un tiempo para adorarle, y leer su palabra, que él nos hable como familia, nos de dirección de lo que estamos haciendo. Podemos tener muchos planes pero el Señor es quien tiene la última palabra dice en Proverbios 16.

Cuando como padres hacemos esto, le estamos diciendo a nuestros hijos, “si Dios no es el centro de todo lo que hacemos, estamos mal” , además en líneas más arriba dice “repetir la enseñanza” , esto significa, vivir lo que predicamos, si la biblia dice no mentirás, y de pronto que te buscan en tu casa para cobrarte una deuda, no puedes mandar a tus hijos a decirle al cobrador “no estoy, me fui de viaje regreso en dos días”, si no actúas conforme la palabra estás matando en tus hijos la verdad de Jesús, porque no basta con hablarles de Dios, ellos lo tienen que ver en ti, sé un buen modelo, visualiza las generaciones futuras.

b.- Hablarles acerca de Jesús y de su evangelio

Deuteronomio 6: 6 – 7 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

¿Qué es lo que se escucha en tu casa?, ¿Quejas, lamentaciones, insolencias, gritos?... si estás asistiendo a una congregación y tus hijos te ven levantando las manos y alabando, y escuchando detenidamente la predica, pero horas más tardes los estás insultando porque no les tienes paciencia, quejándote porque la situación económica no está buena, lamentándote por el marido que tienes ¿ qué crees que opinan tus hijos de ti?, pues, tal vez piensen que eres un hipócrita y peor aún, que ir a la congregación y conocer y entregar su vida a Jesús no sirve de nada, he allí la importancia de visualizar, de tener una visión, y llenarnos de fe y todo que hagamos hacerlo como para el Señor creyendo que impactarás en las generaciones futuras, creyendo que si yo obedezco fielmente la palabra, aprendo a tener una relación con Dios, donde él me habla y muchas veces me corrige y yo dejo que él moldee mi carácter, someto mi temperamento al Señor, cuando yo le hable a mis hijos, ellos sabrán que lo que les hablo es verdadero, porque lo han visto en mis actitudes, y ellos podrán instruir a sus hijos en ese camino, nosotros como padres somos los encargados de dejarle a nuestros hijos un legado de fe.

Que en tu hogar se escuchen los cánticos a Dios, que aún la estás pasando mal y puedas tener una actitud de contentamiento y ministrarle eso a tus hijos.

c.- Háblales en todo momento de la palabra.

Como te he venido diciendo, llénate del Espíritu Santo, de la palabra y te aseguro que para cada situación él te va a guiar, y podrás responderle y orientar a tus hijos basado en lo que Dios dice que se debe hacer, no basado en la rabia, en el enojo, en la ira, sino que con sabiduría podamos edificar la casa.

d.- Enséñales a hacer lo correcto delante de Dios

Salmo 78:5 El estableció testimonio en Jacob, Y puso ley en Israel, La cual mandó a nuestros padres Que la notificasen a sus hijos;

Esto tiene mucho que ver con lo que tú les modelas a ellos y con basarte en la palabra de Dios, llevar a los hijos por el camino correcto no es difícil, cuando amamos al Dios a quién servimos, ese amor se contagia, pero también porque ellos han visto a unos padres atentos, amorosos, siempre dispuestos a escuchar, les ayudas con las tareas, asistes a las actividades de la escuela, pero también sabrás que te preocupas por ellos al establecer límites.

e.- Enséñales a relacionar las circunstancias de la vida con la fe

No te quejes, no maldigas al Señor en los momentos de crisis, toma a tus hijos y canta con gozo mientras van a la iglesia, en tu casa mientras haces la comida alaba a Dios, o si no hay comida igual alábales y confía que el Señor proveerá porque él los ama.

Recuerda a tus hijos no los marcará lo que les digas, pero lo que hagas va a transcender.

f.- Instarle a la oración

Si tú no oras, no esperes que tus hijos lo hagan. Así que comienza tú, ora con ellos por el país, por la comunidad, si se levantó algo en casa, en la escuela, ora con ellos, hazles saber que la única solución a todas las cosas las tiene Jesús, que todo se gana de rodillas en oración al Señor.

g.- Contarles a los hijos los testimonios del Señor en la vida.

Salmo 44.1 Oh Dios, con nuestros oídos hemos oído, nuestros padres nos han contado,

Habla de lo que Dios ha hecho contigo, cómo lo conociste, habla de cómo él ha restaurado tu matrimonio y tu vida, es bueno que escuchen de otros testimonios, pero háblales de ti, de tu pareja, cómo fue ese caminar en Dios, y cómo él les hablo y les sano.

En la biblia hay una historia de un sacerdote Elí, la instrucción que él le dio a sus hijos fue pésima, sus hijos se terminaron apartando del Señor, ¿Sabes qué es lamentable? Que seas un servidor excepcional en t congregación, pero seas incapaz de servirle a tus hijos y a tu pareja, sirve en tu casa y enséñales a servir, no seas como Elí, metido en el templo, pero eso no le sirvió de nada, la Gloria de Jehová se había apartado.

Estos consejos que te doy le han servido a mucha gente, pero la base, el secreto para que esto funcione, es el amor a Dios, frutos de oración, lealtad, fidelidad, obediencia, a medida que prosperemos en Dios nuestra familia también lo hará. Cuando adores, cuando hagas algo importante preocúpate porque tus hijos te vean y te vean con ojos de admiración. Dios les va a hablar a través de ti, tú eres ese atalaya que Dios ha levantado como vigilante, para ver que no haya amenaza latente alrededor de sus muros.

Dispón tu corazón, solidifica tu relación con Dios, solidifica tu relación con tu pareja, que el mejor testimonio de tus hijos sea ustedes que el mejor ejemplo de quién es Jesús y lo que él hace lo vean dentro de su hogar, ofrenda, diezma, aun en las peores crisis y el Señor va a reprender al devorador por ti, que tus hijos sepan, aún en las crisis hay que obedecer la palabra y la palabra trae bendición.

No hay comentarios

Más Leídas

Con la tecnología de Blogger.