Entradas populares


Buscar este blog

Palabra de Dios y su Poder Transformador con la Meditación Bíblica

La palabra de Dios y la meditación bíblica con sus poderosos beneficios, que cambian nuestras mentes a la Voluntad de Dios, sus formas y propósitos, son de suma importancia si vamos a experimentar y vivir las bendiciones de Dios.

Palabra de Dios y su Poder Transformador con la Meditación Bíblica


Debemos echar un vistazo a la Palabra de Dios, a la Biblia, y veamos quién dice Dios que somos en Cristo Jesús, qué dice Dios que somos en Cristo Jesús y que Dios dice que es nuestro en Cristo Jesús.

Hay tantas Escrituras con respecto a estas cosas, pero examinaremos tres de ellas a lo largo de estas líneas y cómo meditarlas.

La meditación en la Palabra de Dios es vital para el crecimiento y desarrollo cristiano


La Palabra de Dios nos exhorta a crecer en gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo. (1 Pedro 3:18, Versión King James de la Biblia) Para crecer en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, debemos alimentarnos de la Palabra de Dios. Obtener un entendimiento de la Palabra y cambiar la manera en que pensamos para alinearnos con la Palabra de Dios, y luego ponerla en práctica en nuestra vida diaria. No hay otra manera.

La Santa Palabra Escrita de Dios, la Biblia, es la mayor fuente de inspiración, motivación, información y verdad que existe. Dará descanso, paz, estabilidad y refrigerio a nuestras almas cansadas y sanación y salud a nuestra carne si lo leemos diariamente y aprendemos a meditar en sus preciosas promesas. Sí, eso es correcto, hay sanidad en la Palabra de Dios. (La biblia)

Debemos alimentarnos de Su Palabra


A menudo y a través de la meditación podemos alimentarnos de Su Palabra que cambia la vida en cada momento de cada día. Es posible que no puedas leer cada momento de cada día. Tienes otras cosas que hacer. Es posible que no puedas estudiar cada momento. Usted puede tener otras cosas que hacer. Pero puedes meditar en Su Palabra cada momento de cada día, incluso mientras haces otras cosas.

Si puedes preocuparte todo el tiempo (y sabes que es posible), entonces puedes meditar todo el tiempo, porque la preocupación es simplemente meditación sobre pensamientos temerosos. La meditación bíblica es un pensamiento basado en lo que Dios dice, en lugar de lo que dice la sociedad. La Palabra de Dios nos exhorta a meditar en su Palabra día y noche. Eso significa meditar todo el tiempo.

La meditación en la Palabra de Dios


Si se enseña y aprende correctamente, se puede hacer todo el tiempo. La Palabra de Dios puede atravesar tu mente constantemente y de manera constante, hasta que controle tu vida de pensamiento.

Cuando nuestras mentes están tan llenas e inundadas con la Palabra eterna de Dios con respecto a cómo vivir y caminar como creyentes en Jesucristo, eso controla lo que pensamos, la forma en que pensamos y cómo pensamos, y así llenamos nuestra imaginación que estamos absortos en y podemos vernos e imaginarnos a nosotros mismos diciendo sus palabras y haciendo sus palabras, viviremos la vida de Dios con poco o ningún esfuerzo.

Sé que muchos de nosotros todavía tenemos que entender realmente lo que voy a decir, pero realmente lo aliento a reflexionar, reflexionar y reflexionar sobre la siguiente afirmación hasta que se convierta en usted, hasta que el Espíritu Santo sea capaz de revelar y desvela su esencia y realidad a tu corazón, en tu espíritu.

La Palabra de Dios es el lugar de su poder sobrenatural


Está lleno de Dios mismo porque es Su Palabra. Sus Palabras son semillas espirituales de sabiduría que cuando se plantan en el corazón, a través de la meditación y el habla constante, crecen en cada vida y carácter de la persona en y desde la base de cuyo corazón brota, y produce la esencia de Cristo. Parece que el creyente está literalmente inundado con la vida y el amor de Dios y, por lo tanto, camina en el poder y la gloria de la presencia de Dios, incluso en formas tangibles.

[caption id="attachment_304" align="aligncenter" width="600"]Palabra de Dios y la Meditación Bíblica Palabra de Dios y la Meditación Bíblica[/caption]

La meditación en la Palabra de Dios cambia la forma en que pensamos, por lo tanto, la forma en que hablamos, por lo tanto, la forma en que actuamos, por lo tanto, la forma en que tratamos a los demás, por lo tanto, los resultados y las experiencias que tenemos en este viaje de la vida.

Veamos entonces, tres pasajes de las Escrituras y aprendamos a meditar en ellos para alimentarse de la verdad y ser transformados por su esencia que da vida.

La primera escritura se encuentra en el libro de 2 Corintios. Démonos un festín con este versículo de la Escritura para que la verdad de Dios pueda cobrar vida en nosotros y así liberarnos del pasado, liberándonos de vivir nuevamente en el presente, con una esperanza gloriosa y optimismo para el futuro.

2 Corintios 5: 17-18


"Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva criatura: las cosas viejas pasaron; he aquí, todas las cosas son nuevas. Y todas estas cosas son de Dios, que nos ha reconciliado consigo mismo por Jesucristo, y nos ha dado para nosotros el ministerio de reconciliación".

Meditemos ahora en estos versículos para que el Espíritu Santo pueda iluminarlos en nuestros corazones, enseñándoles a nuestros espíritus y alterando nuestros pensamientos para darnos una nueva imagen de nosotros mismos de acuerdo con la visión de Dios de nosotros mismos en lugar de la visión del mundo de nosotros mismos.

Al reflexionar y reflexionar sobre estos dos versos, no nos apresuremos. La primera palabra en estos versos se destaca. Nos hace preguntarnos. Es la palabra, "por lo tanto". Cuando pensamos en esta palabra, se hace evidente que debemos regresar a este capítulo y descubrir para qué sirve.

Lectura de 2 Corintios 5: 14-16


"Porque el amor de Cristo nos limita; porque así juzgamos, que si uno murió por todos, entonces todos murieron. Y que Él murió por todos, que los que viven de aquí en adelante no vivan para sí mismos, sino para aquel que murió". Ellos, y se levantaron de nuevo. Por lo tanto, de aquí en adelante no sabremos a ningún hombre según la carne: sí, aunque hemos conocido a Cristo por la carne, ahora a partir de ahora ya no lo conocemos más".

Ahora esto explica por lo tanto para nosotros. Por lo que Dios ha hecho por nosotros en Cristo Jesús, por su gran amor por nosotros, por nuestra respuesta a su amor, porque hemos tomado la decisión de vivir para Jesús ahora, y porque lo hemos hecho nuestro Señor, por lo tanto, ahora estamos en cristo Piensa en eso.

Estamos en cristo dilo en voz baja a ti mismo: Estoy en Cristo. Estoy en Él ahora. Soy parte de Él, parte de Su cuerpo, la iglesia. Soy parte de Él, ya que la rama es parte de la Vid. Él es la vid y yo soy una rama en él. Reflexiona sobre esta verdad por unos minutos. Dilo una y otra vez a ti mismo: Estoy en Cristo Jesús. Ya no estoy sola o solo. Estoy en el El está en mi Estamos conectados. Estamos en el otro. Estoy en Cristo y Él está en mí.

Ser una nueva criatura en la palabra de Dios


Ahora que hemos visto y resuelto el asunto, aun cuando la Palabra ya lo resolvió, que estamos en Cristo, miremos quiénes somos en él. El versículo continúa diciendo: Si alguno está en Cristo, es una nueva criatura. Oh mi Musa sobre esto. Dilo, murmúrate a ti mismo, estoy en Cristo Jesús.

Soy una nueva criatura. Soy nuevo. Ahora piensa en la palabra nueva. Tú eres nuevo. Di eso, soy nuevo. Piensa sobre esto. Has empezado la vida de nuevo. Tú eres nuevo. El viejo tú se ha ido, se ha ido, se ha ido. Tú eres nuevo. Tus pecados pasados ​​se han ido. Tus fracasos pasados ​​se han ido. Tu pasado duele y las heridas se han ido. Se han ido. Tu eres nuevo. Di eso de nuevo: soy nuevo.

Puedes dejar de sentirte culpable por los pecados que hiciste en el pasado. Ese viejo tú está muerto y desaparecido. Tu eres nuevo. Nuevo. ¿Qué hay del odio pasado que tuviste por las personas que pueden haberte hecho daño en el pasado? El, tú, que fue herido, se fue y con él, el dolor que causaron ese viejo tú y el odio que tú también tenías por ellos. Tú eres nuevo. Y la nueva criatura (creación) en la que te has convertido está llena de vida, la vida de Dios.



El amor de Dios expresado a través de su palabra


La vida de Dios es el amor de Dios, porque Dios es amor. Por lo tanto, eres una nueva creación, una creación de amor, llena del amor de Dios. Esto significa que puedes amar a las personas que odiabas. Tú eres nuevo.

Mira esa primera declaración en el versículo dieciocho: Y todas estas cosas son de Dios. Todas las cosas? Todas las cosas nuevas que hemos llegado a ser en Cristo. Todas estas cosas nuevas en la nueva creación son de Dios. Esto significa que el nuevo tú y el nuevo yo tienen la vida y la naturaleza de Dios. Una vez más, su naturaleza es el amor. Así que estamos llenos de amor, el amor de Dios. Esto trae a la mente:

Romanos 5: 5. El amor de Dios es derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos es dado.

Estamos llenos de amor. Di eso: Estoy lleno de amor, el amor de Dios. En Cristo, soy una nueva creación, una nueva persona, una creación de amor, una persona de amor. Como persona de amor, llena del amor de Dios, puedo amar a cualquiera. Mi Señor Jesús me ordena amar a todos. Su mandamiento para mí es amar a las personas como él me amó. Entonces, en obediencia a Él, elijo amar a todos. Soy nuevo y el nuevo yo no quiere odiar a nadie. El nuevo yo es amarme y el nuevo yo en Cristo ama a todos.

El perdón uno de los componentes del amor


Por lo tanto, el nuevo yo en Cristo no guarda rencor. El nuevo yo ama, por lo tanto, el nuevo yo perdona a todos los que tratan de lastimarme u ofenderme. Ahora susurrémoslo una y otra vez hasta que lo escuchéis: soy una persona nueva en Cristo Jesús. Soy una persona de amor en Cristo. Soy una persona perdonadora en Cristo Jesús.

Mi pasado se ha ido y debe ser olvidado. Mis fallos pasados ​​se han ido. El viejo yo que fue un fracaso se ha ido. El nuevo yo en Cristo Jesús no es un fracaso. Dios me hizo nuevo. Soy nuevo.

Ahora visualízate como nuevo en Cristo. Verte a ti mismo nuevo. Mírate a ti mismo como una nueva creación de amor o persona, que no tiene dolor, ni falta de perdón, ni fracaso. ¿Puedes verte como una nueva persona, una persona amorosa, una persona que no guarda rencor, una persona completa, una persona limpia, una persona perdonadora? Si tienes problemas para verte a ti mismo de esta manera, entonces regresa y repite las confesiones anteriores hasta que tu visión mental de ti mismo cambie para coincidir con lo que Dios dice acerca de ti.

Cuando su imagen de ti se vuelva viva en tu espíritu y se convierta en una fortaleza en tu mente y pensamiento, transformará tu comportamiento.

Comenzarás a actuar como una nueva persona, una persona amada, una persona perdonadora, una persona cuyos pecados han desaparecido, una persona que está en Cristo, porque eso es lo que eres ahora. Alimenta estas verdades hasta que cobren vida en ti. Luego crea y practica actuar como si fueras una nueva persona, una persona que ama, una persona perdonadora en Cristo, porque este es quien eres, tu verdadero yo, el nuevo tú en el que te has convertido.

Lo que sigue en nuestra transformación


Meditemos en otro pasaje de la Palabra de Dios sobre quiénes somos y qué tenemos en Cristo. Tenga en cuenta que estamos haciendo esto para que podamos cambiar nuestra forma de pensar. Al pensar diferente, hablaremos diferente y actuaremos o viviremos diferente. Nuestras mentes están en el proceso de cambio. Nuestros espíritus no son el problema. Nuestros espíritus renacen, nacen de nuevo, nacen de arriba, nacen en Cristo Jesús. Pero si no cambiamos de opinión para pensar como esta nueva criatura o nueva persona en la que nos hemos convertido, nunca podremos vivir en la novedad de la vida. Por lo tanto, es vital que nos ocupemos de nuestra vida mental, de la forma en que pensamos, de nosotros mismos e incluso de otras personas.

 Ahora meditemos en Efesios 2:10

"Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, que Dios ha ordenado antes que caminemos en ellas".

Veamos este pasaje de la Biblia amplificada antes de comenzar a meditar sobre él.

Efesios 2:10 (Biblia Amplificada)


"Porque somos la obra [propia] de Dios (su obra), recreada en Cristo Jesús, [nacida de nuevo] para que podamos hacer esas buenas obras que Dios predestinó (planeado de antemano) para nosotros tomando caminos que Él preparó antes de tiempo, para que caminemos en ellos viviendo la buena vida que Él preparó y preparó para que viviéramos ".

Oh, este versículo particular de la Escritura está tan lleno de vida, tan lleno de buenas verdades que debemos tomar nuestro tiempo y reflexionar sobre ello.

En primer lugar, somos mano de obra de Dios, su propia obra. Somos recreados de Dios. Nosotros nacemos de él. Oh wow. Nacemos del Dios Todopoderoso, el Creador del universo. Esto me recuerda a Juan 1.

Juan 1: 12-13


"Pero a todos los que le recibieron, les dio poder para convertirse en hijos de Dios, incluso a los que creen en su nombre: los que nacieron, no de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad de hombre, pero de Dios".

Dilo: Nací de Dios Todopoderoso. Yo nací de él. Soy su hijo. Yo soy Su creación, Su recreación. No solo así, sino que soy su obra. A medida que el alfarero convierte el barro en un recipiente de belleza y utilidad, aun así Dios me ha recreado y me ha convertido en un recipiente de belleza y utilidad. Dilo en voz baja: Soy nacido de Dios. Yo nací de Dios. Soy su obra.

Note nuevamente que hemos sido recreados en Cristo Jesús. Dilo en voz alta: Estoy en Cristo Jesús. Soy hueso de sus huesos y carne de su carne. Estoy conectado con el Señor Jesucristo. Soy una rama en la vid. Estoy en Cristo Jesús ahora.

Ahora mire la siguiente declaración en este versículo de la Escritura: Soy la obra de Dios creada en Cristo Jesús para buenas obras. Guau. Musa conmigo sobre esta maravillosa verdad. Hemos sido recreados en Cristo con un propósito de propósito celestial. Y ese propósito es hacer buenas obras, hacer las obras que Dios estableció en nuestro destino desde la fundación del mundo. Esto significa que no somos un accidente.

No estamos aquí por casualidad


Estamos por el Diseño Divino de Dios. Somos recreados en Cristo Jesús para que podamos cumplir la voluntad de Dios. La Biblia Amplificada dice que estamos recreados en Cristo Jesús para que podamos vivir la buena vida, que Dios había predeterminado para nosotros.

La buena vida. Di eso a ti mismo cinco veces: Dios me recreó en Cristo Jesús para vivir la buena vida. Dios me recreó en Cristo Jesús para vivir la buena vida. Dios me recreó en Cristo Jesús para vivir la buena vida. Dios me recreó en Cristo Jesús para vivir la buena vida. Ahora dilo en voz alta. Me recrean en Cristo Jesús para vivir la buena vida.

¿Qué es la buena vida? a la luz de la palabra de Dios


Jesús dijo que vino para que pudiéramos tener vida y tenerla en abundancia. La Biblia Amplificada traduce esa frase,

"Vine para que tengan y disfruten la vida, y la tengan en abundancia (hasta el final, hasta que se desborde)." Juan 10: 10b, Biblia Amplificada.

Repítete eso a ti mismo: Dios quiere que yo tenga y disfrute la vida. Se supone que debo disfrutar la vida, la buena vida que Él ha predestinado para mí. La buena vida me pertenece. Estoy en Cristo Jesús.

Guau. Solo haz una pausa y piensa en esto por un momento. Dios puso algunas cosas buenas en tu destino antes de la fundación del mundo. Antes de que fueras concebido la primera vez, Él te tenía en Su Mente. Estabas en Sus pensamientos antes de ser un pensamiento en tus padres, abuelos o incluso en las mentes de los bisabuelos. Dios hizo un plan maravilloso, que cambia la vida, hermoso para que usted viva la buena vida, experimente y disfrute la vida, la vida abundante, hasta el máximo, hasta que se desborde.

Luego se aseguró de que escuchara la Buena Nueva de Su Hijo, el Señor Jesucristo, de modo que pudiera recibirlo, nacer de lo alto, ser recreado en Cristo y capacitado por su Espíritu para tener y disfrutar la vida, la vida real, la bondad de Dios de vida.

Entonces, si no estoy disfrutando de la vida, me estoy perdiendo lo mejor de Dios para mí. Me estoy perdiendo la plenitud de su voluntad.

¿Cuál es la buena vida que Él ha predestinado para mí?


Me involucra experimentar la riqueza de Su gracia que Él me ha provisto en Cristo. Involucra todas las bendiciones con las que Él me ha bendecido, en lugares celestiales en Cristo Jesús. (Efesios 1: 3)

Ahora lea todo el Libro de Efesios al menos tres o cuatro veces y marque cada versículo que muestre lo que usted y yo hemos heredado en Cristo Jesús. Estas bendiciones espirituales, entendidas, recibidas y experimentadas, nos ayudan a disfrutar de la buena vida que Dios Todopoderoso había predestinado o establecido en nuestro destino desde la fundación del mundo.

Hay tantas de estas bendiciones que hemos heredado en Cristo, que se necesitaría un libro completo para elaborarlas todas. Pero creo que puedes ver cuán asombroso es este versículo particular de las Escrituras. Y confío en que esté comprendiendo mejor la meditación en la Santa Palabra de Dios, cómo hacerlo y adquirir conocimiento y sabiduría, así como el poder que Su Palabra tiene para cambiar la forma en que piensa, por lo tanto, cambiará la manera en que habla y por lo tanto cambia la forma en que vives

Dios ha diseñado que vivamos la buena vida


La enfermedad no es un camino de la buena vida, ¿verdad? Vivir en la pobreza tampoco es lo que consideraríamos una buena vida. Tampoco es vivir la buena vida, una vida llena de miseria, depresión y arrepentimiento, ¿lo haríamos?

Estos no son parte de lo que Dios había previsto para nosotros, cuando Él preparó el camino a la buena vida para nosotros. Según la Palabra de Dios, la buena vida es una vida de sanación, salud, prosperidad, bienestar, amor, paz y alegría. Esto es lo que nuestro maravilloso y amoroso Padre Celestial ha provisto para nosotros, Sus hijos. Y, para colmo, tendremos el gran placer y el asombroso placer de pasar la eternidad en Su misma Presencia. Oh gloria a Dios Todopoderoso nuestro Padre.

Veamos y meditemos un versículo más de la Palabra de Dios y practiquemos meditando sobre nuestra posición en Cristo Jesús. Es un verso familiar de la Escritura. Sin embargo, creo que a medida que meditemos en él, seremos iluminados y nuestro pensamiento cambiará aún más y se alineará con Dios.

Filipenses 4:13: "Puedo hacer todas las cosas por medio de Cristo que me fortalece".


Mientras nos preparamos para meditar, murmure este versículo para sí mismo una y otra vez, por lo menos, de tres a cinco veces. Recuerde que murmurar la Palabra de Dios es una de las definiciones de la Meditación Bíblica. Ahora, antes de reflexionar sobre esta poderosa verdad de la Palabra de Dios, veamos la traducción de la Biblia Amplificada de Filipenses 4:13.

Filipenses 4:13 


"Tengo fortaleza para todas las cosas en Cristo que me da poder estoy listo para cualquier cosa e igual a cualquier cosa a través de Aquel que infunde fuerza interior en mí; soy autosuficiente en la suficiencia de Cristo”.

Oh mi amado en Cristo Jesús. Medita sobre esta maravillosa verdad de la Palabra de Dios y te liberará del miedo, la duda y la inferioridad.

En primer lugar nota y murmura las palabras, que puedo hacer. Puedo hacer. Esto revela que tengo la capacidad de hacer. Esto demuestra que soy capaz de hacer. Esto me dice que soy bueno para algo. Tengo algo de valor y valor. Puedo lograr cosas que son notables, saludables y buenas. Puedo hacer. Alejarse con pensamientos de ineficiencia e incapacidad. Lejos los pensamientos de miedo y duda, que intentan decirme que si intento hacer algo, siempre fallaré. El diablo es un mentiroso. Soy bueno para algo. Tengo valor y valor. Puedo hacer. Puedo hacer. Puedo hacer.

¿Ahora qué puedo hacer? Puedo hacer de todo


No debemos solo meditar en las palabras todas las cosas porque es obvio que no podemos hacer todas las cosas. Dios nunca nos hizo hacer todas las cosas. Él nos regaló para varias cosas, pero no todas las cosas. Por lo tanto, mantener estas palabras en línea con el resto del pasaje y, de hecho, dentro del contexto de todo el Libro de Filipenses, donde está escrito, es una necesidad.

Por lo tanto, al observar todas las cosas de las que habla este versículo de la Escritura, desde el contexto del pasaje y todo el Libro, dice que puedo hacer todas las cosas a través de Cristo que me fortalece. Entonces, todas las cosas que puedo hacer dependen de todas las cosas que Cristo me fortalece para hacer. Por lo tanto, mi dependencia para hacer todas las cosas que Cristo me fortalece para hacer debe estar sobre el Cristo que me fortalece para hacer las cosas, porque sin y sin Él no puedo hacer nada. (Juan 5: 5)

¿Pero con qué propósito me fortalece Cristo?


¿Qué, todas las cosas, Él me fortalece y por lo tanto me da poder para hacer? Al leer los versículos antes del versículo trece, puedo ver que Él me fortalece para manejar situaciones y circunstancias en Su sabiduría y capacidad. Estoy facultado por lo tanto para enfrentar desafíos y ganar.

No tengo que temer los desafíos porque son oportunidades disfrazadas. Estas situaciones a las que me enfrento me impulsan a mirar a Aquel que me fortalece, a mostrarme qué hacer, cómo hacerlo, cuándo hacerlo, dónde hacerlo, con quién hablar y encontrar el favor, en quién no confiar y tome una impartición de su poder y capacidad para remediar la situación o soportar la tormenta.

Por lo tanto, sé que no importa el desafío, soy un vencedor en Cristo Jesús, porque Él me está permitiendo enfrentarlo y derrotarlo como algo más que un conquistador, para Su gloria. Alabado sea el Señor.

Filipenses 4:13


Al leer todo el Libro de Filipenses y, por lo tanto, ver a Filipenses 4:13 desde la perspectiva del Libro, puedo ver que el apóstol Pablo estaba hablando de su presencia ante el Dios Todopoderoso como apóstol del Señor Jesucristo. Él estaba diciendo que fue capacitado por Cristo para llevar a cabo su llamamiento y propósito de parte de Dios, atravesando cada dificultad, venciendo cada situación y enfocándose en lo que Dios lo llamó a hacer.

Al ver que esto es lo que el Bendito Espíritu Santo estaba diciendo a través del apóstol Pablo en este versículo de las Escrituras, entonces comprendo que Él me está haciendo saber que también tengo un llamado de Dios, un propósito para lo que he sido elegido, un camino que se supone que debo tomar. Y Dios me está dejando saber que este camino tiene su cuota de desafíos, sus obstáculos, sus tiempos de tentaciones y trampas, establecidos por el adversario, para intentar alejarme de mi llamado y romper mi enfoque del camino que Él me ha dado.


Dios no me está ocultando nada


Él me está dejando saber que, cuando me someta a Su llamado a mi vida, no debo pensar que todo será fácil, sin contratiempos, sin gigantes para desafiarme. Pero también me está dejando saber que a través de Cristo, puedo derrotar a cada gigante, capear cada tormenta y vencer cada obstáculo y cumplir su voluntad para mi vida y terminar mi curso con alegría.

¿Cómo puedo hacer esto? ¿Qué tengo a mi disposición?


Algunos de estos gigantes a los que me enfrento a veces pueden parecer bastante grandes. Pero puedo conquistarlos a través de Cristo que me fortalece. A través de cristo Medita sobre estas palabras aparentemente simples, pero poderosas conmigo. A través de cristo La razón por la que puedo superar cada obstáculo es a causa de estas dos palabras, a través de Cristo.

No estoy solo


Nunca estoy solo/a Cristo está conmigo Él ha prometido que nunca me dejará, ni me abandonará. (Hebreos 13: 5) Él ha prometido que al cumplir la Voluntad de Dios para mi vida, Él estará conmigo hasta el fin del mundo. (Mateo 28:20) Por lo tanto, nunca estoy solo. No estoy enfrentando mis retos solo. No estoy en la situación solo. Tengo a alguien conmigo. Tengo a alguien en mí. Y mayor es el que está en mí, que el que está en el mundo. (1 Juan 4: 4)

En Jesucristo son todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento. Así que tengo a mi disposición toda la sabiduría y el conocimiento que necesitaré para enfrentar las tormentas de la vida que se me presenten. Puedo manejarlos, porque Él está conmigo, dándome su sabiduría y poder para ser el maestro de cada desafío. Por lo tanto, estos obstáculos son realmente oportunidades disfrazadas, porque apoyándome en el Mayor, vencí a cada uno y Dios obtiene la gloria. (Alabado sea el Señor).

¿Cómo estoy superando cada desafío?


A través de Cristo que me fortalece. Pero, ¿qué significa la palabra Cristo? De acuerdo con la Concordancia de la Biblia de James Strong, Cristo viene de la palabra griega Christos. Significa, El Ungido. Así que Jesús es el Ungido. Y así estoy capacitado para hacer todo lo que se supone que debo hacer, para la gloria de Dios, extrayendo mi fuerza de Su Unción, que es Su poder para ser efectivo y obtener resultados.

Como puede ver, al meditar en este pasaje de la Palabra de Dios, podemos, por la iluminación del Espíritu Santo Bendecido, seguir y seguir y seguir y entender más y más. Está cargado de revelación.

Pero debemos detenernos aquí y continuar con nuestras lecciones sobre cómo crecer y desarrollarnos espiritualmente, ya que hay varias claves más que debemos examinar, algunas áreas más que debemos analizar.

Meditación en la Palabra de Dios


Mi objetivo, al reflexionar sobre estos tres pasajes de las Escrituras de la Palabra de Dios, es mostrarle, de una manera más práctica, cómo se realiza la meditación en la Palabra, para que usted pueda valerse personalmente de ella y, por lo tanto, ser bendecido por su varios beneficios, uno de los cuales es cambiar su forma de pensar, por lo tanto, alterar su forma de hablar y la manera en que se comporta, y por lo tanto, cambiar las experiencias que tiene, para disfrutar del fruto de la vida que Dios le ha proporcionado y Yo en su Hijo, el Señor Jesucristo.

Nuestro ardiente propósito es ver vidas transformadas a través de la aplicación de principios eternos y piadosos, que les permitirán vivir mejores vidas de paz, plenitud y plenitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.