Header Ads

COMO AGRADAR A DIOS

CÓMO AGRADAR A DIOS TODOS LOS DÍAS

Parece fácil responder a esta pregunta: ¿Cómo podemos agradar a Dios todos los días? La respuesta fácil es: puedes agradar a Dios simplemente obedeciéndolo, amándolo y sirviéndole todos los días.

Como agradar a Dios


El cínico puede preguntar: ¿Por qué todavía quieres agradar a Dios, cuando él ya es Dios? Es perfecto, no necesita nada. No nos necesita para ser él mismo. No necesita estar complacido.

Por otro lado, hay personas en todas partes, cristianos y no cristianos, que desean agradar a Dios todos los días. La prueba de esto es la asistencia diaria a los servicios de la iglesia o del templo, ya sea Misa u otros servicios de oración, o grupos de estudio de la Biblia o reuniones de oración, o rituales y sacrificios. Miles y miles de personas quieren agradar a Dios.

 

Para aquellos que sinceramente quieren agradar a Dios todos los días, se dirige este artículo.

Para aquellos que piensan que agradar a Dios es una simple cuestión de obedecerle, tengo esta observación para dar. En el fondo de sí mismo, el ser humano sabe que el simple hecho de obedecer a Dios incluso en todos sus mandamientos no lo satisface realmente, sus deseos y expectativas en la vida. Hay algo más que quiere hacer además de obedecer a Dios.

Es por eso que tenemos esa historia de un hombre que se acercó a Jesús y dijo que ha obedecido los mandamientos de Dios desde su juventud pero que quiere algo más en su vida. Esperaba que Jesús le diera esto, lo que parecía faltar en su vida.

La respuesta de Jesús fue que debía vender todo lo que tenía, dar las ganancias a los pobres y seguirlo. En este punto, este hombre estaba dividido entre seguir a Dios hasta el final o aferrarse a sus posesiones terrenales. Eligió lo último. Decidió no agradar a Dios.

 

Agradar a Dios no es tan simple como obedecer sus mandamientos

Se requiere algo más. Agradar a Dios todos los días no es tan fácil y sencillo. Cuando el hombre tuvo la oportunidad de agradar a Dios, decidió agradarse a sí mismo aferrándose a sus posesiones. Le resultó muy difícil agradar a Dios.

Entonces, ¿cómo agradamos a Dios todos los días? Obviamente, comienza con obedecerle, sus leyes y reglas que se nos revelan en libros escritos bajo su inspiración, como la Biblia, y que se dan a conocer en nuestra mente durante el tiempo de oración y fuera del tiempo de oración. Este es el requisito mínimo para agradar a Dios, pero no es el requisito completo.

 

Hay una manera más completa y profunda de agradar a Dios

Una manera que Él desea que todos tengamos porque es una manera que también satisface más nuestro anhelo de agradar a Dios. Dicho simplemente es esto: agradamos a Dios todos los días al disfrutarlo todos los días. O para decirlo de otra manera, Dios está más complacido con nosotros todos los días si lo disfrutamos más y más todos los días.

La idea de disfrutar de Dios puede parecer nueva para la mayoría de las personas, pero es una dimensión de nuestra vida de la que la mayoría de nosotros carecemos. Nos enseñaron a obedecer a Dios, a temerle, a amarle, a servirle. Pero disfrutar de Dios no se enseñó ni se le dio énfasis durante nuestros primeros años en el aprendizaje de Dios.

Disfrutamos de la buena comida, una relación cálida, una hermosa vista, pero decir que disfrutamos de Dios parece no ser oído o no es apropiado. Pero si lo pensamos seriamente, la razón por la que Dios quiere que le temamos, que le obedezcamos, le amemos y le sirvamos, es para que podamos llegar a disfrutarle. Esto se puede probar observando la naturaleza de las cosas.

Si reflexionamos sobre la naturaleza de las cosas que nos rodean, podemos concluir tarde o temprano que están ahí para que las disfrutemos: el sabor de la buena comida, la comodidad de nuestra ropa, la seguridad de nuestros hogares, nuestra buena salud, nuestra educación. logro, nuestros éxitos en la vida. Si esto es así, si estas cosas son agradables, ¿no concluiremos que quien finalmente creó todas estas cosas es también un ser agradable? ¿De dónde obtuvieron estas cosas su calidad de ser agradables si no de su fuente, su creador?

 

Dios es el ser supremamente agradable

Cuando Agustín, el obispo de Hipona, se dio cuenta de esto, exclamó: "¡Oh belleza, tan antigua y tan nueva, demasiado tarde te he amado!" Pero, ¿cómo podemos disfrutar de Dios todos los días cuando tenemos tantas cosas que hacer? Tenemos trabajo en casa, en el campo, en las oficinas, en las instituciones en las que trabajamos. La respuesta a esta pregunta es: En las mismas cosas que hacemos disfrutamos a Dios, incluso en las mismas ollas y sartenes de la cocina, como escribió una vez Teresa de Ávila.

Hay una oración en el libro titulado The Book of Privy Counseling que expresa esta verdad de manera clara y, sin embargo, muy breve. La oración es así: "Lo que soy y tengo, te lo ofrezco, oh Señor, porque tú lo eres por completo". En otras palabras, Dios es lo que soy y tengo. (Pero no invierta el sujeto y el predicado, diciendo, lo que soy y tengo es Dios. Esto sería panteísmo, la creencia de que todo es Dios). Dios está en mí y en todo lo que veo, pienso, digo y hago.

Cuando nos damos cuenta de esto, que Dios está en todo, entonces podemos disfrutar a Dios en todo. Y disfrutándolo lo complacemos Disfrutamos a Dios todos los días y lo agradaremos todos los días. Porque esto es lo que él desea que hagamos, que simplemente lo disfrutemos. Y al disfrutarlo, lo complacemos más.

¡Que Dios te bendiga!!!

  

No hay comentarios

Más Leídas

Con la tecnología de Blogger.
Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más