Header Ads

ORACION DESASTRES NATURALES

ORACION POR DESASTRES NATURALES

"Ten piedad de mí, oh Dios, ten piedad de mí, porque en ti se refugia mi alma. Me refugiaré a la sombra de tus alas hasta que pase el desastre. Clamo al Dios Altísimo, al Dios, que cumple sus propósitos para mí "Salmo 57: 1-2

ORACION POR DESASTRES NATURALES


Todos los días, cuando escuchamos las noticias, nos enteramos de desastres. Parece que suceden con más frecuencia y, en ocasiones, parecen estar más cerca de casa.

La mayoría de nosotros no hemos pasado por un desastre mayor. Pero hay crisis más pequeñas que pueden afectarnos personalmente y están dentro de nuestras familias extendidas, o dentro de nuestra ciudad o nación. En estos días somos aún más conscientes de los problemas internacionales y mundiales como el calentamiento global y el terrorismo. Recientemente estuvimos con un amigo que trabaja internacionalmente informando a la gente sobre la crisis de SIDA en todo el mundo. La crisis es crítica. Como intercesores, debemos aprender a responder en oración y en acción cuando nos enteramos de desastres y crisis importantes en el mundo. Debemos ser atalayas de Dios en oración y aprender a encontrar a Dios como nuestro refugio personalmente en tiempos difíciles.

Conocemos de grandes ciudades que han sufrido grandes desastres que les cambió la vida. Tales ciudades como la de Kobe, Japón, que luego fue devastada por un gran terremoto. Rabau, Papúa Nueva Guinea que luego fue destruida por un volcán. Ahora en Rabau, toda la ciudad estaba preparada. Los científicos estaban monitoreando el movimiento de la tierra en esa área. Tenían un método de escape planeado para cuando ocurriera la erupción. Practicaron y estaban listos. Cuando sucedió lo real, todos escaparon ilesos.

Casos como el de Indonesia y Tailandia, donde hace unos años un tsunami destruyó muchas ciudades y pueblos, matando a miles. Esto fue inesperado y nadie estaba preparado para la magnitud de ese desastre. Dentro de nuestras propias ciudades, escuchamos sobre tiroteos en centros comerciales y robos en vecindarios. La verdad es que ninguno de nosotros es inmune a la posibilidad de que ocurra un desastre justo donde vivimos. Aprendamos a ser vigilantes alertas que sepamos orar por nuestras ciudades.

Al hacerlo, es importante que nos demos cuenta de que no tenemos que temer por lo que está sucediendo en el mundo. Dios no quiere que seamos sacudidos por las noticias de la noche. La Biblia dice repetidamente que Dios es nuestro refugio. La palabra refugio en el diccionario Webster significa "aquello que alberga o protege del peligro, la angustia o la calamidad, una fortaleza que protege por su fuerza o un santuario que asegura la seguridad por su carácter sagrado, cualquier lugar inaccesible para un enemigo". Dios quiere que dependamos de Él como nuestro refugio. Quiere que nos escondamos en Su cercanía. Quiere ser nuestro fuerte refugio. Es Su diseño que necesitamos un lugar seguro de refugio. Él sabe que debemos sentirnos seguros y protegidos.


Dios fue el fuerte refugio de David en tiempos de peligro (Salmo 71: 7; 73:28).

David sabía cómo esconderse en la presencia de Dios. Eso es lo que quiere que hagamos. Imagínese un pajarito escondido debajo de las plumas de sus padres. El Salmo 57: 1 es la imagen de nosotros protegidos bajo la sombra de las alas de Dios. Mientras lee el Salmo 46, ¿no puede comenzar a experimentar el consuelo de lo que dice David?

 

Salmo 46 - Un salmo de consuelo

"Dios es nuestro refugio y fortaleza, una ayuda siempre presente en la angustia. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra ceda y las montañas caigan en el corazón del mar, aunque sus aguas bramen y se espumen, y las montañas se estremezcan con su Selah Hay un río cuyas corrientes alegran la ciudad de Dios, el lugar santo donde habita el Altísimo. Dios está dentro de ella, no caerá; Dios la ayudará al romper el día. Las naciones están alborotadas, los reinos caen; él alza su voz, la tierra se derrite. El Señor Todopoderoso está con nosotros; el Dios de Jacob es nuestra fortaleza. Selah. Ven y mira las obras del Señor, las desolaciones que ha traído sobre la tierra. Él hace guerras cesar hasta los confines de la tierra; rompe el arco y rompe la lanza, quema los escudos con fuego. 'Estad quietos, y sabed que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones, seré exaltado en la tierra. El Señor Todopoderoso está con nosotros, el Dios de Jacob es nuestra fortaleza. Selah.

 

El Salmo 46 es un gran Salmo para todos aquellos que necesitan refugio

Está escrito en el contexto de un gran terremoto submarino o una explosión nuclear. Nos muestra que no debemos tener miedo de los desastres naturales. ¿No hay momentos en los que sientes la presión de lo que está sucediendo en la tierra? Sé lo que hago. Pero Dios es nuestra ayuda presente incluso en estos tiempos de gran angustia. No está lejos, pero está allí con nosotros (v. 1). Incluso un desastre mayor no tiene por qué asustarnos. El centro de seguridad para todos nosotros debe ser la presencia de Dios. Aunque las naciones estén alborotadas, podemos sentirnos seguros porque Dios es nuestro refugio (v. 6-7).

 

El Salmo dice que Dios trae desolación

Hace cesar las guerras, rompe el arco y hace añicos la lanza; quema los escudos con fuego (v. 8, 9). Dios pone fin a la injusticia y al dolor. Él trae sanidad y salvación a nuestro mundo necesitado. El Salmo 46 termina diciendo: "Estad quietos, y sabed que yo soy Dios, seré exaltado entre las naciones, seré exaltado en la tierra". El Señor Todopoderoso está con nosotros; el Dios de Jacob es nuestra fortaleza "(v. 10-11). Dios quiere que estemos quietos y sepamos que Él es Dios. Él tiene el control. Su presencia está con nosotros.

A la luz de toda esta turbulencia de los últimos tiempos, ¿cómo podemos prepararnos y orar a través de los desastres en el mundo? ¿Cómo podemos ayudar a las víctimas de desastres a través de nuestras oraciones y nuestras vidas? Al mirar más de cerca, ¿cómo podemos aprender a confiar en Dios como nuestro refugio en tiempos de desastre? Leemos en el Salmo 5: 11-12: "Pero alégrense todos los que en ti se refugian; canten siempre de alegría. Extiende tu protección sobre ellos, para que los que aman tu nombre se regocijen en ti. Porque ciertamente, oh Señor bendices a los justos, los rodeas con tu favor como con un escudo ". Practiquemos lo siguiente:

 

Cómo prepararse y orar durante los desastres

* Sea agradecido y agradecido por su vida y lo que tiene 

- Aprenda a estar extremadamente agradecido todos los días. No sabes lo que puede traer el día. Aprecia la vida.


* Prepare la iglesia en su ciudad para lo que venga 

- En una ciudad que tiene amenazas de huracanes seis meses al año como En Virginia Beach, este último otoño, muchos se reunieron durante varios días de 3 a 6 a.m. para orar por la seguridad de nuestra zona. Todas las ciudades deben prepararse para posibles desastres tal como lo hicieron en Rabau, Papua Nueva Guinea.


* Afronte los desastres victoriosamente

- No se sienta abrumado ni pierda la fe en Dios si un desastre golpea su ciudad. Date cuenta de que Dios es más grande que cualquier desastre y lo resolverá para siempre. Ore esto por las víctimas del desastre.


* Comparta el amor de Cristo con las víctimas del desastre satisfaciendo sus necesidades 

- Cuando desastres en nuestra ciudad, ayudamos a servir comida a través de grupos de apoyo. Fue una excelente manera de compartir el amor de Cristo.


* Confía en Dios en medio de los desastres 

- Este es el momento para que la iglesia se levante y brille. Este es un momento para mostrar a otros la paz de Dios a través de nuestras vidas al vivir el Salmo 46. Ore esto por las iglesias que enfrentan desastres.


* Profundice su relación con Dios ahora 

- Fortalezca su vida de oración y aprenda a estar quieto, cultivando la presencia de Dios en su vida diariamente. Ore el Salmo 46 por su vida y por otros en su ciudad o en áreas de desastre.


* Aprenda a estar quieto 

- Estudie el Salmo 46 y cuando diga "selah", deténgase y piense en lo que Dios está diciendo.


* Muestre piedad en lugar de maldad

- Tenga cuidado de vivir una vida piadosa. Lo que hay adentro saldrá. Que el pueblo de Dios brille Su luz incluso en los tiempos más oscuros.


* Viva y prepárese para lo eterno 

- Aprenda a vivir para lo que es realmente importante, que no son las posesiones terrenales sino la vida eterna. Reduzca sus posesiones y aprenda a regalar cosas.


* Ore por la salvación de las almas y comparta nuestra fe 

- Durante desastres y tiempos de dificultad, la gente está abierta al Evangelio. Necesitan esperanza y tú tienes la esperanza de la vida eterna. Dios es el refugio que todos necesitan.

 

No espere un desastre para aplicar estas verdades

Dios quiere que cada uno de nosotros se mantenga firme ahora. Quiere que vivamos por la eternidad y oremos por los perdidos ahora. Ninguno de nosotros está fuera del alcance de un desastre. Todos necesitamos vivir una vida apasionada, preparándonos para nuestro hogar eterno. Jesús merece nuestras vidas ahora. Vivamos al 100% para Él, crezcamos conociéndolo como nuestro refugio y aprendamos a estar quietos. Aprendamos a escondernos en Su presencia a diario. Cuando escuchemos sobre otro desastre en las noticias, oremos fervientemente por esas víctimas. No temamos el desastre, sino confiemos en el Señor. Él es nuestro refugio y fortaleza, una ayuda siempre presente en los problemas.

"No temas el desastre repentino ni la ruina que sobrevenga a los impíos, porque el Señor será tu confianza y evitará que tus pies caigan en la trampa" Proverbios 3: 25-26

 

¡Es hora de levantarse en oración!

El libro Intercessors Arise: Personal Prayer that Changes the World es un recurso invaluable y una herramienta de aprendizaje que mejorará su vida de oración personal y brindará una instrucción beneficiosa para grupos pequeños y cursos en el aula. Estas 33 enseñanzas motivacionales lo ayudarán a liberar su potencial en oración a través de pasos de aplicación prácticos y personales.

Déjanos tus cometarios y oraciones

¡Bendiciones!


No hay comentarios

Más Leídas

Con la tecnología de Blogger.
Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más