Header Ads

LA ORACIÓN Y EL AYUNO

CLAVES PARA UNA VIDA CRISTIANA EFICAZ: LA ORACIÓN Y EL AYUNO

La oración es en verdad algo poderoso, porque nos pone en contacto con Dios. Pero si realmente deseas que tu vida de oración dé un salto cuántico, agrégale el ayuno.

LA ORCIÓN Y EL AYUNO


Aquellos que pasan tiempo ayunando y orando darán fe del hecho de que las cosas por las que habían orado, en realidad se manifestaron después de que aplicaron el principio espiritual del ayuno.


El ayuno funciona

Muchas religiones del mundo practican ayunos de diversos tipos. Sin embargo, el ayuno para el cristiano es algo diferente. Las personas religiosas ayunan para tratar de llamar la atención de Dios. Ayunan tratando de conseguir una posición con Dios. Sin embargo, el ayuno del cristiano es para reforzar nuestra posición, comprada para nosotros a través de la muerte, sepultura y resurrección del Señor Jesucristo.

El ayuno es la abstinencia de alimentos durante un período de tiempo específico, mientras que la atención se centra en buscar a Dios, a través de Su Palabra y la oración. No se trata solo de mantenerse alejado de la comida, sino de usar el tiempo que hubiéramos estado ocupados en lo temporal para buscar lo eterno. En otras palabras, el ayuno, a la manera de Dios, no es solo, no es comer. Está usando el tiempo para orar.

 

Hay varios tipos de ayuno de los que se habla en la Santa Biblia:

Podemos participar en un ayuno personal, que es una decisión personal de buscar a Dios por este medio.

Por otra parte, podemos participar en un ayuno proclamado, que es el ayuno como grupo, un cuerpo de la iglesia local o incluso una nación ante el Dios Todopoderoso.

Luego hay varios modales que podemos usar en el ayuno. Podemos hacer un ayuno total, que no es comer, y solo beber agua. O podemos participar en un ayuno parcial, que es dejar de lado ciertos alimentos placenteros durante un período de tiempo determinado.

En lo que respecta al tiempo y la duración del ayuno, depende del tipo de ayuno que realice. Por ejemplo, con un ayuno personal, la persona que ayuna determina la duración del ayuno. Cuando se trata de un ayuno proclamado, entre otros, la duración del ayuno puede ser decidida por el pastor, si es un cuerpo de la iglesia local, o por el líder del grupo.

En la Santa Biblia, algunas personas ayunaron desde la mañana hasta las seis de la tarde. Luego están los que ayunaron, como en los días de la reina Ester, durante tres días. El Señor Jesucristo ayunó durante cuarenta días. Daniel hizo un ayuno parcial durante veintiún días. No existe una regla estricta sobre cuánto tiempo puede ayunar. Depende de cómo parezcas guiado por el Espíritu Santo.

Lo principal del ayuno es que el propósito del ayuno debe establecerse antes de comenzar el ayuno. ¿Cuál es la razón por la que desea ayunar ante el Señor?

Puedes ayunar:

1. Simplemente pasar más tiempo acercándonos al Señor.

2. Orar por una situación o circunstancia particular.

3. Experimentar un avance de un hábito, adicción o problema impío.

4. Ser más sensible al Espíritu Santo.

5. Expulsar demonios.

6. Buscar a Dios por los dones y manifestaciones del Espíritu.

7. Estar lleno de más de Dios.

8. Buscar el plan y el propósito de Dios para su vida.

9. Disciplinar la carne, imponiendo su posición espiritual de mortificación.

10. Cambiar una atmósfera.

11. Obtener respuestas del Señor sobre una situación particular.

12. Para reforzar su fe en Dios por lo milagroso.

 

El ayuno es un medio poderoso para acercarse a Dios

Es una gran ayuda para el cristiano hambriento que desea llenarse de Dios. Jesús nos enseñó que se supone que debemos ayunar. Es una herramienta invaluable para ayudarnos mientras buscamos ser cada vez más fuertes en el Señor.

Personalmente creo que la iglesia debería dedicar más tiempo al ayuno y oración ante el Señor. Incluso si es un ayuno parcial, o solo desde las seis de la mañana hasta las seis de la tarde, debemos dedicarnos a esta actividad espiritual llamada ayuno. Siempre podemos abrirnos camino hacia arriba.

Pero si se conoce la verdad, podemos llegar a un lugar de desesperación, donde necesitamos que Dios nos dé una respuesta, o donde simplemente tenemos más hambre de Su voluntad, plan y propósito para nuestras vidas, que literalmente abandonamos la comida por un período de tiempo mientras buscamos el Rostro de Dios hasta que Su poder y presencia llenen e inunden nuestras vidas. En momentos como estos, necesitamos ayunar y orar.

 

¿De verdad quieres la voluntad de Dios para tu vida?

 ¿Estás rezando por eso? Entonces, si no está escuchando lo que Él le está diciendo a su espíritu, tal vez debería agregar la siguiente parte de los gemelos de poder y comenzar a ayunar.

Solo una advertencia: si está tomando medicamentos, consulte a su médico para saber qué tipo de ayuno puede practicar.

 

No hay comentarios

Más Leídas

Con la tecnología de Blogger.
Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más