Header Ads

SALMOS CON PROPÓSITOS

SALMOS PARA LOS PROPÓSITOS Y ESTACIONES DE TU VIDA

POEMAS de afirmación, de confianza, de estabilidad espiritual, de respuesta, de empatía divina; para los propósitos de Dios en nuestras vidas: estos son los Salmos bíblicos.

SALMOS CON PROPÓSITOS


Estos sonetos de las Escrituras nos llevan fácilmente a lo largo del viaje de la vida y, según esta sugerencia, pueden ayudar en cada época y etapa, y en cada propósito y etapa de la vida.

La tesis es la siguiente: hay cuatro amplias estaciones de la vida: 1) primavera (de 15 a 28 años); verano (29-44); otoño (45-69); invierno (70+). Cada una de las temporadas es más larga que la anterior, si Dios quiere, en la medida en que se recomiende a la última temporada. A lo largo de cada una de las estaciones de la vida hay cuatro propósitos: 1) el propósito fundamental de la identidad; 2) el propósito inspirador del crecimiento; 3) el propósito de la contribución del edificio; y 4) el propósito amoroso del legado. Todos estos propósitos son cruciales para la experiencia de la esperanza en la vida.

En cada estación y en cada propósito, hay un salmo que ayudará en esa etapa de la vida. Aquí están mis sugerencias:

 

A TRAVÉS DE LA PRIMAVERA

El Salmo 139 nos dice que somos únicos, hechos a mano por Dios y dignos, como cualquier otra persona, de vivir esta vida. Es un salmo de identidad. Al meditar sobre él, durante cualquier etapa de la vida, realmente alimenta un sentido de especialidad en nosotros.

Durante la "primavera" estamos creciendo mucho, pero también estamos contribuyendo y dejando un legado. El Salmo 19 es un salmo de sabiduría que nos habla en nuestra juventud. El Salmo 18 nos recuerda, en su extensión, la importancia de la justicia social; de hacer una contribución. El Salmo 51 nos da una forma de arrepentirnos; un legado para las siguientes temporadas de la vida.

 

HASTA EL VERANO

El Salmo 1 es un salmo principesco que debería ser nuestro sinónimo al salir y volver a casa de la vida de verano. Nos recuerda con quién deberíamos y con quién no deberíamos asociarnos; y lo que debemos hacer siempre: meditar en la Palabra de Dios. Este salmo sostiene nuestra identidad en un período clave de contribución en nuestras vidas.

El Salmo 25 nos mantendrá alcanzando un alto nivel de crecimiento durante los meses más calurosos de la vida. El Salmo 49 es otro salmo de sabiduría que nos recuerda la locura de la riqueza, para que podamos hacer contribuciones más valiosas a la vida. El Salmo 127 es un salmo heredado que nos recuerda dónde nuestros esfuerzos dejan resultados duraderos - en y a través de nuestros hijos - y dónde nuestros esfuerzos pueden ser en vano.

 

HASTA EL OTOÑO

El verano no es la mejor época de la vida; el otoño es. Entre los años 45 y 69 (hablando en términos generales) es donde se alcanza la perspectiva y se desperdicia menos vida con las prisas. La identidad, aquí, está respaldada por el Salmo 15 clásico. Este salmo en realidad podría respaldar nuestra identidad de integridad a lo largo de cada etapa de la vida. Si hacemos lo que el Salmo 15 recomienda que hagamos, ¡seremos bendecidos!

El Salmo 91 nos llena de la seguridad de la Presencia inimitable de Dios durante toda la vida. Es un salmo ricamente cálido para el crecimiento continuo hasta el "invierno". El Salmo 27 nos da la confianza del verano en otoño cuando podríamos sentir nuestra edad. El Salmo 78 es un salmo largo diseñado para sacarnos de la vida y reflexionar sobre la bondad y la grandeza de Dios a lo largo de la historia de su relación con Israel. Este salmo que pasa el testigo nos inspira a dejar un legado digno.

 

HASTA EL INVIERNO

El Salmo de Moisés (Salmo 90) es un salmo en perspectiva ideal, nuevamente, para fijar nuestras identidades. Este salmo permanece con nosotros y en nosotros mientras miramos hacia atrás a una larga vida vivida.

Todavía hay un crecimiento por hacer, una contribución que hacer, así como un legado que dejar en nuestros años invernales. El Salmo37 es un salmo alentador en la sabiduría establecida para cuando nos sentimos débiles; nos anima a seguir creciendo. El Salmo 71 nos enseña que Dios no nos abandonará cuando seamos viejos y canosos; todavía tenemos una contribución que hacer. El Salmo 23 nos recuerda la Presencia de Dios a medida que nuestro legado se transforma de nuestra vida a través del paso de, y más allá, de nuestra muerte. Nuestra presencia permanece con nuestros seres queridos como lo hace su Presencia.

No hay comentarios

Más Leídas

Con la tecnología de Blogger.
Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más