Header Ads

SALMO 1 PALABRA DE DIOS EN LA MEDITACIÓN

EL SECRETO DE LA MEDITACIÓN EN EL SALMO 1 PALABRA DE DIOS

El Salmo 1 revela que el secreto del éxito es llenar nuestros pensamientos con las Escrituras y hacerlos continuamente el foco de nuestra imaginación y meditaciones. Esto es lo que dice:

Salmo 1 Palabra de Dios


Bienaventurado el hombre que no sigue el consejo de los impíos, ni está en la senda de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores; pero su deleite está en la ley del SEÑOR, y en su ley medita día y noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, cuya hoja tampoco se seca; y todo lo que haga prosperará.

 

Del Salmo 1 la meditación sigue al arrepentimiento

Desafortunadamente, es fácil malinterpretar esta enseñanza y esperar los beneficios y promesas del Salmo 1 al meditar en la palabra de Dios sin primero apartarse del pecado. Sin embargo, eliminar el pecado es lo primero según el salmista. Para aquellos que están en comunión con Cristo, esto puede significar una simple confesión de pecados y una solicitud de perdón, así como Jesús nos enseñó a orar: "Perdónanos nuestros pecados". Para otros que se han convertido en esclavos del pecado, sean o no cristianos, se debe implementar una solución más intensiva.

El mero hecho de incorporar la meditación bíblica en una vida así no será suficiente. La meditación y la comunión con Dios efectivas solo pueden ocurrir después de que nos hemos alejado decisivamente del comportamiento pecaminoso y comenzamos a caminar en el Espíritu Santo. Hacer esto es una condición previa para deleitarse en la Palabra del Señor.

El pecado habitual, dominante en la vida y que habita en nosotros no tiene por qué esclavizar a los cristianos y parte de un plan de juego que nos libera implica una inmersión profunda en la palabra de Dios. Sin embargo, tal inmersión no ejerce poder en la vida de alguien que no está dispuesto a crucificar su carne y dedicar sus miembros (facultades) a la justicia, como Pablo claramente enseña en Romanos 6-8. Tal persona beberá agua limpia de una taza y veneno mortal de otra.

 

Meditar no es lo mismo que estudiar

Claramente, el estudio de la Palabra de Dios es un ejercicio útil y necesario. Hecho con las motivaciones espirituales adecuadas, nos enseña la sana doctrina y nos hace sabios para la salvación. Sin embargo, las mismas Escrituras nos dicen que estudiar es una actividad incompleta y algo peligrosa. Los escribas y fariseos de la época de Jesús eran los que tenían menos probabilidades de seguirlo. Esto se debe a que estudiar es esencialmente una actividad intelectual. Al involucrar la mente, aprendemos, pero el aprendizaje puede convertirse fácilmente en un ejercicio de amortiguación.

Desconectado de un corazón obediente, el estudio de las Escrituras produce resultados negativos, como la religiosidad, el orgullo y la rebelión. Como escribió Pablo, la carta mata. Claramente, las generosas promesas del Salmo 1 están dirigidas específicamente a aquellos que meditan en la Palabra de Dios, más que a aquellos que simplemente estudian.

 

Meditar no es lo mismo que leer o escuchar

Existe un problema similar con simplemente leer las Escrituras. Para la mayoría de nosotros, leer la palabra de Dios es una parte integral de nuestra actividad devocional. Para aquellos sin alfabetización o que no tienen la disponibilidad de las Escrituras, que es la norma en la experiencia humana, escuchar es equivalente a leer.

Tanto escuchar como leer pueden implicar dedicación y energía, pero no es necesario que produzcan una respuesta justa. De hecho, Jesús condenó específicamente a los que escuchan, pero se niegan a obedecer. Por esa razón, simplemente leer la Biblia con regularidad o exponerse incluso a las mejores enseñanzas bíblicas no garantiza un resultado beneficioso.

Inevitablemente, aquellos que continúan en el pecado mientras mantienen o aumentan su conocimiento de la verdad desarrollan hipocresía, estancamiento espiritual y corazones endurecidos. Debemos evitar absorber la verdad sin dejar que afecte la forma en que realmente vivimos. El apóstol Santiago describió esto como de doble ánimo. Por el contrario, la meditación está diseñada por su propia naturaleza para impregnar cada parte de nuestras vidas.

 

La memorización es la clave

Entonces, claramente, el Salmo 1 no se refiere a simplemente estudiar, leer o escuchar la Palabra del Señor. De hecho, muchos han tomado esos caminos sin éxito. Algo mucho más poderoso está sucediendo en la vida de alguien que está meditando en la palabra de Dios. Sin embargo, ¿cómo se debe hacer esto exactamente? Para mí, ante todo, la meditación como la describe el salmista es el resultado de memorizar las Escrituras. Esta actividad algo descuidada fue presentada muy temprano a través de Moisés cuando dijo: "Por tanto, grabarás estas palabras mías en tu corazón y en tu alma; y las atarás como una señal en tu mano, y serán como frontales" en tu frente. Las enseñarás a tus hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes". (Deuteronomio 11:18, 19)

Josué condensó esto con las enseñanzas relacionadas de Moisés de una manera que indudablemente sentó las bases del Salmo 1: Este Libro de la Ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que guardes y hagas conforme a todo lo que está escrito en él. Porque entonces prosperarás en tu camino y tendrás éxito. (Josué 1: 8)

Aunque estudiar, leer y escuchar la Palabra del Señor puede ser provechoso, tales actividades no involucran completamente el corazón. Es solo cuando meditamos en la Palabra del Señor en el grado descrito por Moisés que ejerce un impacto total en nuestro ser más íntimo. Hasta que no hayamos memorizado un pasaje de la Escritura, permanece fugaz y sujeto a distorsiones. Tenemos la tendencia a ser como aquellos que se miran en un espejo y luego olvidan rápidamente la imagen que hemos visto. Por otro lado, una vez que las Escrituras están firmemente registradas en nuestra memoria, podemos recurrir a ellas o el Espíritu Santo puede traerlas a nuestra memoria como Él lo desee.

Cuando meditamos, estamos mezclando el conocimiento de aquello que tiene un gran poder espiritual con todas las demás partes de nuestro arsenal mental mientras somos dirigidos por el creador del Universo y el autor del texto que da vida. La aplicación tiene lugar cuando la poderosa y poderosa Palabra de Dios hace su obra de limpieza y fortalecimiento guiada por el Espíritu Santo.

 

La forma en que funcionan nuestras mentes

Nuestras mentes son sin duda las partes más complejas y maravillosas de nuestro ser. Con una parte de nuestra mente dirigimos funciones como la respiración y la frecuencia cardíaca. Apenas tenemos control sobre esta actividad subconsciente y funciona de formas que solo podemos imaginar. Por otro lado, intentamos controlar otras partes de nuestra mente, dirigiéndola a trabajar, estudiar o concentrarse en lo que estamos haciendo. Entre estos dos extremos es donde tiene lugar la mayor parte de nuestra vida interior. Nuestras mentes tienen una capacidad increíble para llevarnos a todo tipo de áreas, algunas de las cuales controlamos y otras parecen tener vida propia. Esta es el área de nuestra imaginación, nuestras vidas de ensueño, pensamientos y obsesiones recurrentes. Aquí es donde realmente vivimos.

Es esta parte de nuestra mente la que necesitamos poner bajo el control de nuestro Dios y Creador. Nos engañamos a nosotros mismos si pensamos que podemos controlarlo nosotros mismos. Inevitablemente, abandonados a nuestra suerte, nuestros pensamientos se desviarán hacia pecados como la preocupación, el orgullo, la amargura, la lujuria o la codicia. Eventualmente, a medida que entregamos a este "miembro", como la Biblia llama a esta y todas las funciones, a uno de estos pecados, nos convertimos en esclavos de ese pecado. La única verdadera libertad de tal esclavitud interior es a través de la acción liberadora de convertirse en esclavo de Dios y de la justicia. Como cantaba Bob Dylan, "tienes que servir a alguien". Ser libre en un sentido abstracto no es una opción.

 

Tenemos la responsabilidad de hacer que nuestra meditación interna predeterminada se centre en las cosas de arriba, no en las cosas de la tierra

 Algunos pueden argumentar que este consejo no es razonable y que no tenemos más remedio que detenernos en una variedad de aspectos importantes como nuestra salud, negocios, deportes, familia o política. Otros no ven escapatoria alguna de pensar constantemente en pensamientos pecaminosos o de tener un "cerebro disperso". Sin embargo, solo del que marina su mente en la Palabra de Dios se dice que todo lo que haga prosperará. O, como enseñó Jesús, el que pierde la vida, la encontrará. Mantener nuestro enfoque interior en pensamientos piadosos es la forma de tener éxito en todas las demás facetas de la vida.

La confusión sobre este tema proviene de una negativa a aceptar que todo lo que hay en nosotros, nuestro corazón, mente y alma, fue diseñado específicamente para ser atraído profunda y principalmente por la impecable Palabra de Dios. Es triste que incluso entre aquellos que afirman conocer a Dios, haya tantos que opten por no hacer esto.

La Biblia describe este proceso como llevar nuestros pensamientos cautivos a la obediencia de Cristo. Esta vida interior que todos vivimos es la música con la que baila el resto de nuestras vidas. La mejor música para este propósito es la Escritura. Si imprimimos la Escritura en nuestros pensamientos y la convertimos en nuestra constante meditación predeterminada, viviremos en el Espíritu Santo y permaneceremos en Cristo. Jesús usa una imagen de palabras similar a la que se encuentra en el Salmo 1, cuando dice que permanecer de esta manera nos hace como ramas vivientes que extraen nuestro sustento de Él.

 

La importancia de transformar nuestras mentes

Esto explica por qué Jesús dirigió su enseñanza hacia los movimientos internos de la mente y nuestras vidas de pensamiento. Nos enseñó a no codiciar, a no preocuparnos, a no ser codiciosos, a ser humildes, a amar a los demás, a perdonar y a perseguir la justicia. La obediencia en todas estas áreas no se logra mediante la acción externa. Requiere la acción del corazón. No hay otra manera de conformarse a Su voluntad que estar considerando y aplicando interna y activamente las verdades que Él nos ha presentado. Además, las Escrituras son exactamente adecuadas para proporcionar alimento a nuestra vida interior para que podamos lograr estos resultados. Nada más es comparable.

Por eso David pudo escribir en el Salmo 19: La ley del SEÑOR es perfecta, que convierte el alma; El testimonio del SEÑOR es seguro, que hace sabio al simple; Los estatutos del SEÑOR son rectos, alegran el corazón; el mandamiento del SEÑOR es puro, ilumina los ojos. Comprometernos con la Palabra de Dios nos ayuda a proteger nuestro corazón de forma reflexiva contra pensamientos, ideas e imágenes que son dañinas y se oponen a la verdad.

Hace tiempo que superamos el punto en el que podemos esperar que nuestros guardianes culturales filtren las cosas malas. Como resultado, no tenemos más remedio que renunciar al entretenimiento popular e incluso a las noticias populares, que están destinadas principalmente a generar participación de mercado en lugar de informarnos. Al volvernos y mantener nuestro enfoque en las verdades de la Palabra de Dios, estamos invitando a la comunión plena con Dios. Nos convertimos en árboles que están firmemente plantados junto al agua para que no tengamos miedo de fallar, marchitarnos o volvernos infructuosos.


La meditación en la palabra de Dios es el mejor uso de nuestra vida de pensamiento

Entendiendo esto, debemos dirigir diligentemente nuestras vidas de pensamiento para que sean agradables a Dios y funcionen como fueron diseñadas para hacerlo. Que las palabras de mi boca y las meditaciones de mi corazón sean agradables a tus ojos, oh Señor, fortaleza mía y redentor mío. Fue con este propósito que Dios diseñó nuestras vidas de pensamiento increíblemente complejas y activas. Debemos utilizar estas habilidades para crear, colaborar, imaginar y comprender. Tales funciones están completamente comprometidas cuando meditamos en Su Palabra y superamos todo lo que logramos a través de nuestro cuerpo físico.

Es solo nuestra vida interior y las facultades del corazón las que sobrevivirán a nuestro cuerpo. En caso de que nos encontremos viejos o discapacitados, podemos esperar que nuestras mentes aún estén trabajando y completamente almacenadas con la Palabra de Dios. Nuestra meta debe ser estar llenos de toda la plenitud de Dios, para que siempre estemos listos para deshacernos de estos frágiles marcos mortales.

También sabemos que nuestra vida interior es intensamente privada, de modo que nadie más que Dios puede saber lo que estamos pensando en algún momento. Solo Él escudriña nuestros corazones. Tiene un gran interés en la vida interior de aquellos que son sus hijos. En un sentido muy misterioso, Dios diseñó el funcionamiento interno de nuestra razón, emociones e imaginación para que puedan funcionar de una manera en la que Él está ansioso por participar. No deberíamos avergonzarnos de tener nuestra vida interior abierta de manera transparente para Él y para nadie más. Esto se hace poniendo diligentemente nuestro corazón en una comunión íntima con Él y meditando en la Palabra del Señor que Él a provisto para este propósito. Entonces, en la práctica, debemos asegurarnos de no usar nuestros pensamientos para fines pecaminosos.

 

Solo en Cristo se puede lograr liberarnos del pecado

A menos que Él nos haya liberado, permaneceremos en las garras del pecado sin esperanza de liberación. Sin embargo, habiendo sido liberados, debemos dar muerte a nuestros malos hábitos y no volver a caer en la servidumbre. Los pensamientos pecaminosos fuera de control son una forma segura de caer en una esclavitud que puede parecer ineludible. Es presentando a nuestros miembros, especialmente nuestras vidas de pensamiento, como esclavos de la justicia que logramos esto. Puede haber una variedad de formas de hacerlo. Sin embargo, es claramente la voluntad de Dios que meditar en las Escrituras sea un medio principal para este fin.

 

Mejorar la memoria es ahora una industria en crecimiento

En los últimos años ha surgido toda una industria para ayudar a las personas que envejecen, principalmente a los baby boomers, que prometen mejorar las habilidades de la memoria. Esto se basa en la observación y la creencia de que se puede fortalecer la capacidad de memorizar. En esa línea, algunos realizan ejercicios sin sentido, incluido el juego de Sodoku, únicamente para este propósito. También se realizan competencias para determinar el campeón con mejor memoria, lo que implica memorizar cosas aleatorias e inútiles como las secuencias de cartas en una baraja de cartas barajada.

Los cristianos deben asumir el desafío de memorizar las Escrituras, no principalmente porque mejorará nuestras funciones mentales, sino porque inyecta un nuevo poder viviente en sus vidas. La Palabra del Señor se llama la espada del Espíritu Santo y Él la usa para eliminar el pecado corruptor de nuestras vidas. Puede hacer esto porque es vivo y poderoso, más afilado que cualquier espada de dos filos. El impacto de implantar este agente vivo en nuestra vida interior es incalculable y continuamente beneficioso.

No hay comentarios

Más Leídas

Con la tecnología de Blogger.
Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más