Header Ads

Oración de la madrugada

Oración de la madrugada debe ser especial

Ha sido la práctica y la tradición de los monásticos y buscadores espirituales de todo el mundo durante miles de años saludar cada nuevo día con una oración matutina.

A menudo, antes de que el sol rompa el horizonte oriental, el buscador se levanta de la cama y realiza un rito de oración especial en un lugar especial.

Si bien cada ofrenda de oración durante el transcurso del día es importante a su manera, la oración matutina tiene un significado especial. Se sabe desde hace mucho tiempo que cada persona tiene conexiones espirituales con todas las demás personas y con la tierra misma. Como tal, existe una influencia colectiva en el día que viene.


El propósito de la oración matutina

Es traer o acercarnos a Dios a la presencia del próximo día con un corazón y una mente abiertos. Si podemos llegar a este punto podemos influir mucho en el día que viene. Hay una increíble cantidad de poder fluyendo a través del momento presente. Como Dios, nuestro único propósito es estar verdaderamente en el momento presente donde reside el poder, no agobiados por revivir los eventos de ayer, o preocupados por lo que se supone que sucederá hoy o mañana. Estas son cosas que no están en la realidad e interferirán con las posibilidades del presente.

Pero somos humanos y no siempre es fácil aclarar nuestras mentes y recuperar el momento presente. Por lo tanto, la rutina de oración lo permite. Cada liturgia matutina debe diseñarse para permitir que los recuerdos y las preocupaciones en nuestras cabezas fluyan como lo harán por nuestra mente durante un tiempo. Resistirlos generalmente no funciona. Déjalos fluir y deja que se disipen por sí mismos. Recordarnos a nosotros mismos que estas cosas se pueden resolver más tarde a menudo ayuda. Entonces, parte del servicio matutino es un momento de tranquilidad, un momento de meditación, para permitir que la mente se calme. Algunas personas incluso utilizarán el ejercicio físico para "despejar la cabeza".

Luego regrese al silencio y comience a tener una idea del día que viene. Realmente, nuestro único propósito es estar presente. No es necesario que intentemos cambiar nada, ya que la situación ideal será que seamos un conducto a través del cual Dios pueda hacer Su obra en este día. Nos convertiremos en Sus manos, Sus ojos, Su voz y Su corazón sin importar a dónde nos lleve el día.

Nuestra conciencia del día y nuestro lugar en él crea una gran influencia. Hoy funcionaremos como parte de un vasto sistema de cosas que suceden. Somos una pieza importante de lo que sucederá este día, aunque no lo creamos. Incluso una sonrisa para otra persona será fundamental para que este día resulte como debe ser. Nuestra presencia puede asentar este día, al igual que sentarse al lado de un amigo que está enfermo o un niño que está durmiendo la siesta. Nuestra presencia en el momento agrega una seguridad al día que lo calma.

 

Las actividades de la oración matutina pueden variar, dependiendo de nuestro temperamento e intereses

La oración de la mañana puede incluir cantar, leer, orar, escribir poesía o simplemente ver el amanecer. Si funciona como debería, terminamos sintiéndonos renovados, que este día será único. Deberíamos sentirnos en paz y ser parte del alcance general de la naturaleza. Debemos sentirnos bienvenidos a las cosas nuevas y la creatividad que existe en el día que tenemos por delante. Debemos sentirnos parte de la familia de Dios, una pieza importante en todo el alcance de Su creación, ni menos ni más importante que las otras personas que conocemos hoy, solo hermanos y hermanas de Su familia.


No hay comentarios

Más Leídas

Con la tecnología de Blogger.
Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más