Header Ads

LA SANTÍSIMA TRINIDAD

LA SANTÍSIMA TRINIDAD: ¿QUIÉNES SON YAHWEH (JEHOVÁ) ¿DIOS TODOPODEROSO, JESUCRISTO EL HIJO Y EL ESPÍRITU SANTO?

¿Conoce a Aquel en quien cree? Si cree en Dios, ¿sabe realmente quién es Él, junto con Su Hijo y Su Espíritu Santo? ¿Por qué es importante conocer a Dios con precisión?

Santísima Trinidad, Padre Hijo y Espíritu Santo

La Biblia completa claramente proporciona toda la información que necesitamos para saber acerca de Dios, Su Hijo y Su Espíritu Santo, así que aquí, brevemente describiré los hechos básicos y fundamentales de la Biblia, la autoridad escrita final de Dios para nosotros. El conocimiento exacto de Dios y Jesús es vital para nuestra salvación. Sigue leyendo ...

Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo comprenden lo que llamamos la "Santísima Trinidad". La Santísima Trinidad es una unidad espiritual del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

 

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son "uno" en un sentido espiritual

Para comprender esta unidad, debemos comprender lo que dice la Biblia sobre el matrimonio. Dice que cuando un hombre y una mujer se casan, se vuelven "una sola carne": "Por tanto, el hombre dejará a su padre ya su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne". (Génesis 2:24, WEB) Eso no significa literalmente que se conviertan en una sola persona. Lo que significa es que se vuelven "uno" en unidad espiritual. De la misma manera, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son "uno" en unidad espiritual; no son literalmente "un Dios" en un sentido físico. Comparten el mismo propósito, metas y trabajan juntos en armonía para lograr sus planes.

Jesús desea que todos los cristianos alcancen esta unidad, como indicó en su oración al Padre: "Santo Padre, guárdalos en tu nombre que me has dado, para que sean uno, como nosotros". (Juan 17:11)

Lea también con atención Juan 17: 20-23, que dice:

"No solo ruego por estos, sino también por los que creen en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me has dado, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno; yo en ellos, y tú en mí, para que ellos ser perfeccionado en uno ... "

El pasaje anterior nos ayuda a comprender el concepto de "unidad" o unidad espiritual. Así como el Padre (Yahweh) y el Hijo (Jesús) son "uno", todos los creyentes deben ser "uno" con el Padre y el Hijo. ¿Jesús pidió que todos los creyentes fueran literalmente una sola persona? Por supuesto no; eso sería absurdo.

El concepto de "unidad" se describe de dos maneras diferentes en la Biblia: 1) somos uno, y 2) tú en mí y yo en ti. Por ejemplo, Juan 10:38 dice: "El Padre está en mí [Jesús], y yo en el Padre". Este versículo a menudo confunde a las personas porque no entienden este concepto de unidad espiritual; piensan que Juan 10:38 significa que el Padre (Dios) y el Hijo (Jesús) son la misma Persona. Al contrario, simplemente significa que Dios y Jesús son "uno" en un sentido espiritual, no en un sentido físico. Entonces, si ves cualquiera de estas palabras en la Biblia ("somos uno" o "tú en mí y yo en ti"), sabrás que significa lo mismo.

Ahora, identifiquemos a cada miembro de la Santísima Trinidad usando las Sagradas Escrituras.

 

EL PADRE

El Padre es el único y verdadero Dios Todopoderoso, cuyo nombre personal es Yahweh ("Jehová" en español, de "YHWH" en hebreo). Yahweh dijo: "Yo soy Yahweh, y no hay nadie más. Fuera de mí, no hay Dios". (Isaías 45: 5)

El nombre "Yahweh" significa "El que elige llegar a ser", lo que significa que Él puede ser cualquier cosa y hacer lo que quiera. Él se indica a Sí mismo como "Yo soy el que soy" por esta razón. (Éxodo 3:14) En pocas palabras, Él es Todopoderoso.

Yahvé es el Ser más supremo del universo: "para que sepan que sólo tú, cuyo nombre es Yahvé, eres el Altísimo sobre toda la tierra". (Salmo 83:18)

Yahvé es el Creador de todo en el universo, tanto visible como invisible: "Yo soy Yahvé, que hago todas las cosas; que es el único que extiende los cielos; que por mí mismo extiendo la tierra". (Isaías 44:24)

Como en cualquier relación padre-hijo, el Padre es más grande que Jesús, como dijo Jesús: "... el Padre es más grande que yo". (Juan 14:28, ASV)

Por esta razón, Jesús llama a Yahvé "mi Padre" y "mi Dios". Por ejemplo, antes de regresar al lado de su Padre en el cielo, Jesús le dijo a María desde Magdala: "No me abraces, porque todavía no he subido a mi Padre; pero ve a mis hermanos y diles: 'Yo estoy ascendiendo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios '"(Juan 20:17, WEB)

Después de estar de regreso al lado de su Padre en el cielo, Jesús continúa llamando a Dios "mi Dios", como en: "Al que venciere, le haré columna en el templo de mi Dios, y de allí no saldrá. más. Escribiré en él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, que desciende del cielo de mi Dios, y mi propio nombre nuevo ". (Apocalipsis 3:12)

El apóstol Pablo confirmó esta relación entre Dios y Jesús instándonos a glorificar al "Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo". (Romanos 15: 6) Sí, Yahweh es el Dios y Padre de Jesús.

Pablo también indicó que "la cabeza de todo hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios", y que nosotros pertenecemos a Jesús y que Jesús pertenece a Dios: "vosotros sois de Cristo, y Cristo es de Dios, "por tanto, Yahvé es sobre todos y el Padre de todos. (I Corintios 11: 3, WEB; 1 Corintios 3:23, NVI)

Finalmente, Jesús llama al Padre "el único Dios verdadero". ¡Conocer con precisión al único Dios verdadero y al mismo Jesús es vital para nuestra salvación! Jesús dijo a su Padre: "Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien enviaste". (Juan 17: 3, WEB) De esta oración, aprendemos tres cosas importantes:

1) Nuestra vida eterna (salvación) depende de un conocimiento exacto de Dios y Jesucristo. Piénselo: si creemos en el Dios equivocado, también podríamos creer en Santa Claus o en el hada de los dientes; No hará mucha diferencia lo que creemos si no tenemos un conocimiento exacto de Dios. La salvación se da a aquellos que aceptan y creen a) en la muerte, el sacrificio y la resurrección de Jesucristo, y b) el que inició el plan de salvación: Yahvé.

Sin embargo, el simple hecho de saber que Yahvé Dios y Jesucristo existen no beneficia a nadie. Recuerde, incluso los demonios creen en Dios y se estremecen, pero ¿van a recibir la vida eterna? (Santiago 2:19) ¡No, a menos que se arrepientan!

Entonces, nuestro conocimiento del único Dios verdadero y de Su Hijo Jesucristo debería ser conocerlos íntimamente como amigos. Necesitamos conocer sus deseos, mandamientos, personalidades y luego responder adecuadamente a nuestro conocimiento mostrando nuestro amor por ellos.

2) Note que, en su oración a Dios, Jesús dijo, "... que te conozcan a ti, el único Dios verdadero ..." El "tú" aquí se refiere a Yahweh. Entonces Yahweh es el "único Dios verdadero", nadie más, ni siquiera Jesús. Note que Jesús no dijo, "para que nos conozcan, el único Dios verdadero". Jesús no usó la palabra "nosotros" para referirse al único Dios verdadero; en su lugar, usó "usted". Entonces Jesús no es el Dios Todopoderoso; solo Yahvé es Dios Todopoderoso. Entonces, ¿quién es Jesús? Mira el número tres:

3) Note que Jesús dijo, "... y al que tú enviaste, Jesucristo". Jesús se refirió a sí mismo como aquel a quien "tú" (Dios) había enviado. Jesús fue enviado por Yahvé; Jesús no se envió a sí mismo. Jesús es el Hijo de Dios, nuestro Mesías, Salvador y Maestro, comisionado y enviado por Yahvé para hacer Su voluntad.

 

EL HIJO

Yahvé llama a Jesús "mi Hijo".

Yahvé le dijo a Jesús: "Tú eres mi Hijo, a quien amo; en ti me complazco". (Marcos 1:11)

"Tú eres mi hijo; hoy te he engendrado". (Salmo 2: 7, ASV)

La Biblia se suma a la posición de Jesús al decirnos que Jesús es el "Hijo unigénito" de Dios, por lo que Jesús es mucho más alto que cualquier hijo de Dios, ya sean ángeles o humanos. Ningún otro ser tiene esta posición especial como el unigénito Hijo de Dios. (Juan 1:18)

 

Yahvé también llamó a Jesús "mi siervo".

Al predecir la primera venida de Jesús a la Tierra, Yahweh dijo: "... he aquí, daré a luz a mi siervo el Renuevo". (Zacarías 3: 8, RVR60) Y "He aquí mi siervo, a quien yo sostengo; mi escogido, en quien mi alma se deleita; he puesto mi Espíritu sobre él. Él traerá justicia a las naciones". (Isaías 42: 1, WEB) Yahweh llama a Jesús su "siervo" porque es más grande que Jesús, quien trabaja para él y debajo de él.

El dicho "Como padre, como hijo" no podría ser más exacto y apropiado para describir esta santa relación Padre-Hijo. Jesús es "la imagen del Dios invisible". (Colosenses 1:15) Es espiritualmente como su Padre en todos los sentidos. Conocerlo es conocer a Dios.

Como su Padre, el Hijo nunca cambia: "Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos". (Hebreos 13: 8)

Jesús jugó un papel importante en la creación del mundo:

"Todas las cosas por él fueron hechas. Sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho". (Juan 1: 3)

"... Hijo, a quien nombró heredero de todas las cosas, por quien también hizo los mundos". (Hebreos 1: 2)

"Porque por él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las cosas visibles y las invisibles, sean tronos o dominios o principados o potestades; todas las cosas han sido creadas por él y para él". (Colosenses 1:16)

¿Cómo es esto así? Bueno, solo Yahvé creó el mundo por Jesús, así como solo Él sacó a Israel de Egipto "por mano de Moisés y Aarón". (Salmo 77:20) En todos los eventos, Yahvé es el Jefe, el Director y el Supervisor, que usa agentes para llevar a cabo Sus obras. Dios es la mente maestra y Jesús es su socio en la creación.

Antes de su llegada a la Tierra a través de un milagroso nacimiento virginal, Jesús vivió con su Padre en el cielo como un poderoso Ser espiritual. Fue enviado por Dios para hacer la voluntad de Dios.

Jesús mismo dijo: "Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Esta es la voluntad de mi Padre que me envió, que de todo lo que me ha dado, yo no pierda nada, sino que lo resucite en el último día. Esta es la voluntad del que me envió: que todo el que ve al Hijo y cree en él, tenga vida eterna; y yo lo resucitaré en día postrero" (Juan 6: 38-40)

Después de que Jesús murió y resucitó, regresó al lado de su Padre, donde Yahvé "lo hizo sentarse a su diestra en los lugares celestiales, muy por encima de todo gobierno, autoridad, poder y dominio, y todo nombre que se nombra. , no solo en este siglo, sino también en el venidero. Él puso todas las cosas en sujeción debajo de sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas para la asamblea, que es su cuerpo, la plenitud del que llena. considerándolo todo." (Efesios 1: 20-23) ¡Qué gloriosa recompensa ha otorgado Yahweh a Su amado Hijo, quien sin duda merece todo el honor y la gloria!

"Jesús" en hebreo significa "Yahweh es salvación". "Cristo" (Mesías) significa el "Designado". Así que Jesús es el designado por Dios para proporcionarnos la salvación, mientras que la salvación finalmente viene de Yahvé: "Yo mismo soy Yahvé; y fuera de mí no hay salvador". (Isaías 43:11)

Jesús vendrá a la Tierra por segunda vez para finalizar el regalo de la salvación de Dios a los hijos de Dios y coherederos de Jesús resucitándolos a la vida eterna. Jesús será nuestro Rey por miles de años.

Después del reinado milenial de Jesús, devolverá el Reino a su Padre para "que Dios sea todo en todos". (I Corintios 15:28, ASV)

"Cristo gobernará hasta que ponga a todos sus enemigos bajo su poder, y el último enemigo que destruya será la muerte. Cuando las Escrituras dicen que pondrá todo bajo su poder, no incluyen a Dios. Fue Dios quien puso todo bajo el poder de Cristo. Después de que todo esté bajo el poder del Hijo de Dios, él se pondrá bajo el poder de Dios, quien puso todo bajo el poder de su Hijo. Entonces Dios significará todo para todos ". (I Corintios 15: 25-28, CEV)

¡Amén!

 

EL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo es la fuerza activa dinámica de Yahweh, Su poder creativo, que usa para realizar todas y cada una de las tareas. Por ejemplo, usó el Espíritu Santo para hacer que la virgen María concibiera y pudiera dar a luz a Jesús. (Lucas 1:35)

El Espíritu Santo jugó un papel muy importante en el ministerio terrenal de Jesús. Jesús fue ungido por el Espíritu Santo para realizar milagros:

"... Jesús de Nazaret, cómo Dios lo ungió con el Espíritu Santo y con poder: el cual anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él". (Hechos 10:38)

Yahweh también usó su Espíritu Santo para resucitar a Jesús de entre los muertos. Asimismo, seremos resucitados por el Espíritu de la misma manera. Mientras tanto, el Espíritu Santo habita en cada hijo de Dios para dar poder y vida: "Pero si el Espíritu del que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús, también vivificará a vuestros cuerpos mortales a través de su Espíritu que mora en vosotros ". (Romanos 8:11)

Mientras habita en nosotros, el Espíritu Santo desarrolla en nosotros una cualidad piadosa llamada fruto del Espíritu: "... el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, templanza; Contra tales cosas no hay ley." (Gálatas 5: 22-23)

Además de desarrollar el fruto en nosotros, el Espíritu Santo también nos da poder para ser testigos poderosos del Evangelio: "Pero recibiréis poder, cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros; y seréis mis testigos en Jerusalén y en todo Judea y Samaria, y hasta lo último de la tierra ". (Hechos 1: 8) Sin el poder del Espíritu Santo, seríamos impotentes en y contra todas las cosas, no solo en nuestro ministerio.

Dado que el Espíritu Santo es el poder activo y creativo de Yahweh, el Espíritu está involucrado en innumerables otras actividades, incluida la restricción contra Satanás, la entrega de dones espirituales a todos los cristianos, las provisiones de la revelación y la sabiduría necesarias para comprender la Biblia, orientación y protección, la demostración del amor y el poder de Dios, entre otros.

Si desea aprender más acerca de Yahweh Dios Todopoderoso, Jesucristo y el Espíritu Santo, le recomiendo encarecidamente que tome una copia de la Biblia y la lea detenidamente y la estudie con regularidad. Así es como puede comenzar a desarrollar una relación íntima con Yahweh. Una relación con Dios es la más sagrada y satisfactoria de todas las relaciones, así que no se demore; ¡Empiece a profundizar hoy mismo su conocimiento acerca de su Padre Celestial!

 

Aprenda toda la Biblia en profundidad desde Génesis hasta Apocalipsis

¿Le gustaría conocer a su Creador, comprender su origen y cumplir su propósito? ¿Deseas obtener riqueza, felicidad y sabiduría verdaderas y duraderas? Luego emprenda su camino hacia la sabiduría aprendiendo acerca de su Creador y Su voluntad en Su Palabra, la Biblia, y aplique Sus principios a su vida, ya que el temor de Yahweh Dios es el comienzo de la sabiduría (Proverbios 9:10).

¡Dios le bendiga!

 


No hay comentarios

Más Leídas

Con la tecnología de Blogger.
Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más